Ir al contenido principal

Un congreso mundial de dirección pública profesional para avanzar en los Objetivos de Desarrollo Sostenible.


Como ya sabemos, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que se gestaron en la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible, de Río de Janeiro, tienen la misión de crear un conjunto de objetivos mundiales relacionados con los desafíos ambientales, políticos y económicos con los que se enfrenta nuestro mundo.  Los ODS tomaron el relevo de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), de  2000, que lograron enormes avances, con una actividad  muy centrada en la lucha contra la pobreza extrema y el hambre, prevenir las enfermedades mortales y ampliar la enseñanza primaria a todos los niños.
El nuevo y audaz impulso de la ONU trata de finalizar lo que entonces se  inició, reduciendo aun más las desigualdades y contribuyendo a que prosperen las economías, creando un planeta más sostenible, seguro y próspero para la humanidad.
En 2015, cerca de 200 países se comprometieron con los 17 ODS y su cumplimiento para el año 2030.
Además de los éxitos contundentes en varios ámbitos apuntados - como la reducción drástica de la pobreza extrema -  la evaluación de los programas y proyectos de los ODM nos dejaron relevantes lecciones que debemos aprender, entre ellas que los grandes Objetivos están interrelacionados, de modo que, con frecuencia, el éxito de uno influye de manera notable sobre cuestiones vinculadas con otros.
Sabemos también que las organizaciones privadas, del tercer sector y las públicas han de avanzar al unísono. Y en cuanto a estas últimas, los líderes públicos - políticos y técnicos - se convierten en catalizadores decisivos.
El Objetivo 16 de los ODS recoge la intención de “crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles” y entre sus metas encontramos llamadas a “reducir sustancialmente la corrupción y el soborno en todas sus formas, crear instituciones eficaces, responsables y transparentes a todos los niveles, y garantizar la adopción de decisiones inclusivas, participativas y representativas que respondan a las necesidades a todos los niveles, y ampliar y fortalecer la participación de los países en desarrollo en las instituciones de gobernanza mundial”.
Según personas expertas y del mundo académico, la calidad del liderazgo público de carácter técnico, de la dirección pública profesional, en cuanto a su independencia, formación, experiencia, competencias y valores, puede impactar muy positivamente, para avanzar en las metas descritas.
De ahí que los abajo firmantes, miembros de la Asociación de Dirección Pública Profesional, de España, nos hayamos comprometido a generar un espacio de intercambio de buenas prácticas, a modo de congreso mundial de dirección pública profesional, que permita un benchmarking de experiencias de institucionalización, selección, vinculación, formación, evaluación, retribución…
Son muchos ya los países de todos los continentes que han hecho un importante recorrido en cuanto a la profesionalización de su dirección pública, de manera diversa. Pero son más los que aun están lejos de contar con los perfiles más adecuados para ser más eficaces y más eficientes, para conseguir esas sostenibilidad, seguridad y prosperidad, lo más participadas, densas y extensas posibles.
La Agenda 2030, cuyo tramo decisivo, la próxima década, comenzará dentro de unos meses, necesita a los mejores perfiles políticos y técnicos,  al frente de nuestras instituciones públicas. Y para ello entendemos que debemos contribuir identificando y compartiendo conocimiento para un aprendizaje común.

Víctor Almonacid, Lorena Andreu, Sergio Benítez, Isabel Bermúdez,  Javier Bustamante, Gerardo Bustos, Concepción Campos, Manuel Castaño, Fermín Cerezo, Benjamín Cogollos, Borja Colón, Bernat J. Ferrer, Alberto de la Fuente, Fernando Gallego, Carlos Hernández, Rodrigo Martín, Fernando Monar, Ascen Moro, Esther Pérez Alonso, Fernando del Prado, Quiroga, Lucia, María J. Suasi, Carlos Suso, Enrique J. Varela y Antonio Villaescusa, son miembros de la Asociación de Dirección Pública Profesional, de España.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La transición hacia un modelo de dirección pública integral en un gobierno regional. El caso de Andalucía.

Quienes apoyamos decididamente la institución de la dirección pública profesional  (DPP) hemos visto con satisfacción el acuerdo de gobierno entre el PP y Cs para Andalucía, que suma un impulso más a esta figura, con un significado especial por la importancia de aquella Comunidad Autónoma.    Es verdad que quienes se sitúan en el lugar más exigente de la promoción de la DPP  pueden decir que habrá que esperar para congratularse del todo, a conocer asuntos como el plazo de desarrollo del acuerdo, porque no es igual aprobar “un Proyecto de Ley de Despolitización[1] de la Junta de Andalucía que garantice la profesionalidad, imparcialidad, responsabilidad y honestidad de todas las personas al servicio de las instituciones públicas andaluzas”[2] en el primer año de gobierno, con vocación de implantar la normativa en los siguientes tres  años, que hacerlo en los últimos meses de legislatura. Así, se quedaría en un brindis al sol.
Tenemos sobradas experiencias para saber que el hecho de que …

Manifiesto a favor de un estatuto de la dirección pública profesional del sector público de España

MANIFIESTO A FAVOR DE UN ESTATUTO DE LA DIRECCIÓN PÚBLICA PROFESIONAL DEL SECTOR PÚBLICO DE ESPAÑA

Nuestro entorno institucional internacional hace tiempo que viene apostando por una dirección pública profesional en el sector público empresarial y fundacional, ya que es evidente que este sector será clave en el proceso de fuertes transformaciones derivadas de los cambios tecnológicos y culturales que se están produciendo en esos ámbitos, y que se incrementarán con la presencia masiva de la robotización en los años próximos.
En nuestro país, las oportunidades y avances que abrieron la ley del Estatuto Básico del Empleado Público en algunos ámbitos y la ley de Agencias, o no se han producido con la intensidad necesaria, o han desaparecido.
En el primer caso encontramos el Estatuto Básico del Empleado Público de 2007, que apostaba con claridad por esa figura de dirección pública que estaba llamada  “a constituir en el futuro un factor decisivo de modernización”, previendo que las autorida…

Reforma del servicio civil superior en Francia: Macron anuncia la supresión de los Grandes Cuerpos y la ENA.

En breve estrenaremos un Gobierno de la Nación y también los de muchas comunidades autónomas y entidades locales, que estarán obligados a pactar para gobernar y dedicar mucho más tiempo a la política que a la gestión. Quizá sea el momento, opinamos desde la Asociación - con cuatro años por delante - , de acometer, de una vez por todas, una transformación en todos los niveles directivos de todas las Administraciones, empresas, autoridades independientes, sociedades, fundaciones y demás entidades del sector público.

Paradójicamente - a nuestros ojos, tan poco amigos de cambios -, países con larga tradición de generación de altos empleados con vitola de éxito, como Francia con su ENA, ya han incluido en su agenda de reformas una revisión tan profunda de su modelo que algunos hablan de que no se debe excluir su supresión, en busca de un modelo más moderno.

Aquí os dejamos un extracto sobre la reforma propuesta en Francia (artículos de Marie-Christine Corbier en Les Echos)
https://www.lese…